salmónides

Breves escritantes ontológic@s de la antología escrita

La ciudad de los otros 27 noviembre 2009

Filed under: Destino — salmonides @ 16:44

La ciudad se ha hecho con las manos que se olvidaron de los pies el día que la pavimentaron. Se olvidaron de los pies ancianos, de los que van sobre dos ruedas, de los que van con un bastón, de los que van con muletas, de los que van solitarios, de los que van descalzos. Se olvidaron de todos esos pies que diariamente tienen que sortear grandes y numerosos obstáculos cuando recorren las calles. Pozos, veredas sin baldosas, rampas demasiado empinadas o sin construir. La ciudad es prácticamente una enemiga para los pies; les pone señuelos, frenos, dificultades, amenazas, busca derrotarlos porque fue pavimentada con el frío asfalto del desinterés.

La ciudad se ha hecho con las manos que se olvidaron de los ojos el día que la edificaron y la decoraron. Se olvidaron de esos ojos sensibles que se humedecen al ver las casas de chapas y tablas, las antiguas casonas en ruinas, los cimientos en eterna espera de convertirse en un hogar. Se olvidaron de esos ojos exploradores de lo estético y lo artístico cuando además de construir modernos edificios, los atestaron de innumerables carteles publicitarios. La ciudad los utiliza como dardos puntiagudos para lanzarlos al centro del iris de aquel ojo que intenta levantar su párpado.

La ciudad se ha hecho con las manos que se olvidaron de los oídos el día que le instalaron el mercado del audio. Se olvidaron de aquellos oídos ansiosos por escuchar todas las voces cuando sus dedos activaron el “mute” en ciertos sectores y dejaron la música funcional con temas elegidos por sus índices en otros. La ciudad es una tirana que define a los llantos de los hambrientos, de los enfermos, de los analfabetos, de los abandonados, de los discriminados, de los abusados, como ruidos o fallas técnicas que se solucionan subiendo el volumen del tema de moda.

La ciudad se ha hecho con las manos que se olvidaron de las narices el día que la aromatizaron. Se olvidaron de ellas cuando las forzaron a soportar el olor a fábrica, la hediondez de sus desechos, las emanaciones de humos negros. La ciudad ataca las narices con la proliferación de grandes basurales y aguas estancadas.

La ciudad se ha hecho con las manos que se olvidaron de las otras manos, de aquellas quienes están condenas a ser quienes revuelven entre la basura, quienes hablan en lengua de señas que sólo unos pocos conocen, quienes intentan levantarse y decir “¡presente!”, quienes se sostienen fuertemente del bastón para no tambalear y caer en las calles, y si lo hacen, afrontan la caída pero se raspan o se quiebran. La ciudad se ha modelado con las manos desmemoriadas, egoístas, indolentes, opresivas, abusivas, destructoras… ¿y tus manos?, ¿cómo son?, ¿podrán hacer algo diferente?

Jorgelina Martinez Delfa

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s